Perros y Letras – R.E.A.D.® España

Premio a la Innovación Social
otorgado por Obra Social "la Caixa"

Ver noticia

Estudio del Programa R.E.A.D.®

Con la colaboración de la Universidad
Complutense de Madrid

Ver proyecto

De cómo un perro puede hacer que nos gusten los libros o la conexión emocional

De cómo un perro puede hacer que nos gusten los libros o la conexión emocional

De cómo un perro puede hacer que nos gusten los libros o la conexión emocional

Cuando la gente de mi edad (40 y tantos…) íbamos al colegio, no existían programas de animación a la lectura, ni nada que se le pareciese. Aprender a leer era un proceso tan natural y poco traumático, como el aprender a utilizar los cubiertos en la mesa, o a montar en bici. Todavía recuerdo la emoción al poder descifrar aquellos “signos extraños” (las letras), que estaban por todas partes, y que solo los mayores podían entender.

¿Qué es lo que ha cambiado tanto desde entonces?. ¿Es qué ahora los niños ya no sienten curiosidad por las palabras, ni por los cuentos?. ¿No quieren saber que le pasará a la bruja piruja o al ogro malo?. ¿Cómo es posible que, desde hace 25 años, estén en marcha multitud de programas de animación a la lectura en colegios y bibliotecas en toda España y, sin embargo, los niños lean peor que nunca?.

Algo estaremos haciendo mal para que la emoción que, todavía, sienten los niños cuando se inician en el aprendizaje lector, se convierta, poco después, en desidia, aburrimiento, desgana… Y acabe apartando al niño de los libros, con las consecuencias tremendas que ello provoca: fracaso escolar, disminución de la autoestima, falta de atención, falta de motivación, aumento de la ansiedad, problemas de comunicación y de relación…

No nos damos cuenta de que esos niños que no quieren leer, porque lo hacen mal, esos niños a los que les cuesta trabajo comprender los textos, esos niños a los que se les dan mal “los números”, porque probablemente no entiendan el enunciado del problema… , todos esos niños serán, posiblemente, futuros universitarios con casi nula comprensión lectora, y serias dificultades para expresarse oralmente, o por escrito, en determinados ámbitos, que no sean los de su entorno cercano y familiar.

Desde este blog no queremos (ni podemos) discernir quienes son los culpables de esta situación. Todos (profesores, padres, el sistema educativo, los medios de comunicación…), en mayor o menor medida, estamos involucrados en el problema. Y por ello, queremos contribuir, en la medida que podamos, a aportar otra visión, otra mirada, otra forma de ver las cosas…

Y lo vamos a hacer acercándonos al problema desde el lado emocional. Muchas veces olvidamos que la lectura es un acto en el que las emociones están a flor de piel, si conectamos con lo que el libro nos cuenta. Bien, busquemos entonces algo que, normalmente, despierte interés o curiosidad en los niños. Algo que, además, puedan tocar, sentir, oler… o ¡acariciar!. Algo que también esté vivo, como los niños. Si preguntamos a los peques que les gustaría que les trajesen los Reyes, más de la mitad contestaría que ¡un perro!.

El Programa R.E.A.D. De Lectura con Perros parte de esta premisa: acerquemos al niño el elemento motivador, algo que provoque en él la curiosidad, las ganas de sentarse delante de un libro.

Los perros de R.E.A.D están especialmente adiestrados para trabajar con niños con dificultades de lectura, conectando con ellos para crear el vínculo emocional. Partimos de la emoción (¡un perro!), para crear una afición (la lectura). Aunque también podría ser al revés: de la afición a la emoción. Determinadas lecturas sobre elementos “perrunos” y la labor del terapeuta harán el resto. Pero de eso ya hablaremos.

P.D.: Quiero agradecer la participación en este blog de mi compañera de R.E.A.D. ESPAÑA, Lorena Díez. Sin su ayuda, este cuaderno de ideas no habría sido posible.

Y también quiero agradecérselo a mis compañeras R.E.A.D. del otro lado del Atlántico, Kathy Klotz, Directora General de ITA (EEUU), y Mary Brown, Responsable de R.E.A.D. en Vancouver, Canadá. Siempre las dos dispuestas a participar y colaborar para que este proyecto saliera adelante.

Y, por último, gracias a mi abuela paterna, que me enseñó a leer con cuatro años. No es que yo fuera especialmente lista, es que mi abuela era maestra de escuela, y presumía de haber enseñado a leer a miles de niños en varios pueblos de Castilla, allá donde la destinaban. Gracias a ella descubrí las letras, y luego las palabras y los libros. ¡Mis grandes amigos desde entonces!.

Elena Domínguez Iten es Directora de PERROS Y LETRAS – R.E.A.D. ESPAÑA. Forma un Equipo R.E.A.D. junto a su perrita Bea.

Puedes contactar con ella en info@perrosyletras.com.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

1 Comentario

  1. marta molina
    Ago 25, 2016 @ 16:42:55

    Gran iniciativa. Ojalá la puedan replicar en otros países- En Chile donde vivo es lamentable la baja lectura de los niños. Y con la irrupción de los móviles, el escenario se ve peor. No encontré twitter y facebook de ustedes. Saludos Marta Molina

    Responder

Déjanos tu comentario

*

¿Nos ayudas?

R.E.A.D.® en el mundo

Nos apoyan

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR